Naturalmente crujientes

Frío...mucho tiempo...y nada más. Un proceso natural del que nace un gran pan.

Proceso natural con grandes reposos

Recuperamos esa forma artesanal dehacer el pan tan común en las panaderías de antaño, donde el elemento clave era dejar reposar el pan a temperatura ambiente durante varias horas. El frío era fundamental para dejar aflorar de forma lenta, muy lenta, una serie de aromas, sabores y texturas inconfundibles. El resultado es un pan de características excepcionales. Descúbrelas…

Volverás a disfrutar del pan

¿Quién puede resistirse al delicioso bocado de una barra recién hecha? Su sonido al partir (¡crack!), su textura, su miga suave, el aroma a pan recién hecho...

Más crujiente

Más dorado

Mejor volumen

Tierno y fresco más tiempo.

Más sabor

Crackkk...

En la corteza destacan sus greñas pronunciada y una bonita superficie cuarteada que da muestra de una excepcional textura crujiente.